Hoy ha sido un día maravilloso en buena compañía. Aunque la llegada se ha hecho esperar, llegamos al Museo de la Ciencia de San Sebastián. 

A la entrada nos estaba esperando un gran personaje.

Lo primero que hicimos al entrar fue visitar la sala de plastinación, donde nos explicaron las técnicas usadas para preservar los cuerpos. Incluso hemos tenido entre nuestras manos el cerebro de alguien que en su momento lo donó a la ciencia.

 

 

 

 

 

 

 

Después de ver esta interesante exposición tuvimos tiempo para experimentar por nuestra cuenta. Aunque parezca mentira, el museo de la ciencia nos invita a tocar, jugar y experimentar con los más de 160 módulos que encontramos repartidos por todas sus salas. Es momento de interactuar. Juegos de luz, chispas de energía, nave Tierra, ponte a prueba, mundo mecánico, son las zonas por las que fuimos pasando.

 

A continuación nos sumergimos en el apasionante planetarium 3D, dónde disfrutamos de una impresionante aventura.

Luego hicimos una parada para comer y retomar fuerzas. 

Con las pilas cargadas, montamos en segway,  asistimos a un espectáculo de ilusión óptica, y visitamos la exposición animalia, una sala donde vimos muchos animales.

 

 

 

 

 

 

Pero no creáis que acaba aquí. Aún nos quedó tiempo para seguir experimentando un poco más y jugar en el exterior del Museo.

Aquí solo estamos algunos de nosotros, pero estábamos muchos más. 

Ya solo nos queda volver a Pamplona y Tudela para descansar. Ha sido un día muy intenso, pero ha merecido la pena. Hemos estado muy entretenidos y lo hemos pasado fenomenal. 

Esperamos vernos pronto en futuras actividades.

¡Hasta la próxima!

 

Estas caras reflejan lo bien que lo han pasado. Y eso que faltaba la mitad…estaban "perdidos" por ahí, como Pedro por su casa.

Gepostet von Anac Navarra Altas Capacidades am Samstag, 8. Juni 2019